About us

Mi historia

No puedo decir que recalé en el sector del libro, sino más bien que el libro y su sector recalaron en mí, y en ellos encontré el campo ideal donde desarrollarme profesionalmente. El amor por los libros me viene de familia…

 

Mi padre era profesor de fonética inglesa del Instituto Británico de Madrid y comencé a ayudarle en su pasión por escribir. Era un orgullo escuchar buenas referencias de sus libros por parte de los lectores que le escribían y llamaban por teléfono para darle la enhorabuena y decirle lo útiles que les resultaban. De hecho, algunos los habían empleado para preparar y aprobar con éxito las oposiciones de la Escuela Oficial de Idiomas. Cada vez me daba más cuenta de la responsabilidad que suponía el escribir un libro y de su influencia en la vida de las personas.

 

De modo que puse todo mi empeño en cumplir con las expectativas de aquellos lectores y el estudio de la gramática y del léxico se convirtieron en mi obsesión, pues para lograr que un texto tenga calidad editorial es necesario el conocimiento de la morfología y la sintaxis, por un lado, y el dominio del léxico a través de los campos semánticos y de las preferencias de colocación de las palabras, por el otro.

 

Cuando estoy corrigiendo, entiendo cómo el texto se articula a través de sus conjunciones y de los signos de puntuación y cómo la morfología aporta el juego de pinceles con los que el escritor pinta esa imagen que el lector ve en su mente. Como deformación profesional, me ha quedado el acariciar el texto como si fuera una tela y notar el más pequeño defecto, la detección de errores de posición de las comas y el ser capaz de escribir con bastante soltura en alfabeto fonético.

 

Me gusta trabajar bien y elijo profesionales que se preocupen de cada uno de los libros como yo lo hago. Es importante que los autores sepan que, en esta sociedad digital, sus libros van a caer en buenas manos, en las mejores, en las de personas reales que, además de ser profesionales del sector, los aman.

 

En cuanto a mi carrera profesional, les diré, para que me conozcan mejor, que tras estudiar Biología Molecular en la Universidad Autónoma de Madrid y Filología Inglesa en la Universidad Complutense, me especialicé en español para extranjeros por el Instituto Cervantes. Aunque escaso fue mi paso por la enseñanza, pues tomar parte en todos los procesos editoriales lleva mucho tiempo. Y en mis ratos libres, soy una fan declarada de la joyería y ayudo a mi hija, que es diseñadora.

 

En la actualidad, brindo asesoramiento y servicios editoriales a autores particulares, empresas o instituciones, ya se hayan decantado por la autopublicación o ya dispongan de una editorial. Me gusta denominarlo coaching literario, pues más que un servicio, es un acompañamiento. Es el resolver desde cualquier duda que le surja al autor hasta ayudarle a dar forma al texto, si lo desea.

 

Creo que el ingrediente secreto de los libros que he escrito o editado en mi vida ha sido el estudio tanto de la lengua como de muchos campos en general. Me gusta ayudar sobre todo a escritores noveles a hacer realidad su sueño de ver su libro publicado. Y no lo digo por utilizar un tópico que queda bien, sino porque sé que tener un libro escrito por ti en tus manos es muy gratificante. De verdad.

– Ana Merino

Desde 1988 acompañando a los autores